En algunas mujeres, las cicatrices generan una retracción del tejido, lo que se conocen como adherencias, las cuales, pueden generar zonas “duras y rígidas”, y que puede transformarse en una cicatriz hipertrófica, generando molestias a futuro. Es por esto, que se recomienda una óptima intervención kinésica, para lograr reducir éstas adherencias y corregir posibles alteraciones sensitivas. Esto favorece la adecuada recuperación de los tejidos involucrados y evita restricciones que alteren la correcta movilidad corporal.

El tratamiento en una cicatriz post cesárea se basa en masajes sobre la herida, los cuales logran reducir el volumen de la cicatriz y disimularla en gran medida. Todo esto se realiza, una vez retirado los puntos y siempre cuando el dolor lo permita.

*Realizar a partir de la 6ta semana post parto