El piso pélvico, es un grupo de músculos que proporciona la sujeción de toda la parte baja del abdomen, incluyendo órganos digestivos, urinarios y sexuales. Éste grupo de músculos sufre alteraciones durante el embarazo y también, luego de partos instrumentales.  El que ésta musculatura no funcione adecuadamente, permitirá la aparición de incontinencia urinaria, prolapsos vaginales y disfunciones sexuales secundarios a la debilidad del suelo pélvico.

Cada sesión consta de la realización de técnicas no invasivas siguiendo un plan de entrenamiento con ejercicios terapéuticos específicos para optimizar la función de esta musculatura.

La mejor forma de trabajar la musculatura de suelo pélvico es realizar los ejercicios de Kegel. Estos, se pueden realizar antes, durante o después del embarazo, y ayudarán a tonificar los músculos de la zona genital ayudando a prevenir la incontinencia urinaria y prolapsos. Beneficios de fortalecer los músculos del suelo pélvico:

  • Evita o disminuye la incontinencia urinaria, agravada por el peso del bebé sobre tu vejiga
  • Facilita el parto, ya que tenerlos en buenas condiciones disminuirá los desgarros
  • Incrementa la circulación sanguínea en la zona, ayudando a curar más rápidamente un desgarro o episiotomía
  • Evita los prolapsos de ciertos órganos, después del parto
  • Volver a las actividades normales después del parto sin temor a tener escapes de orina
  • Incrementa el placer sexual al tonificar los músculos vaginales

Por otro lado, en el post parto también se recomienda realizar Gimnasia Abdominal Hipopresiva, ejercicios que aumentan el tono abdominal sin incrementar la presión intraabdominal, y en consecuencia, ayudan a tonificar el suelo pélvico.